Asociación por la Unidad de Nuestra América

 

 

 

Guía de la Integración de América Latina y el Caribe, 1999 *

 

Recientemente, el Sistema Económico Latinoamericano (SELA) recogió en versión electrónica la Guía a que aquí se alude; con la que pretende ayudar a periodistas, investigadores, estudiantes, y en general personas interesadas en la región. Pensando, por nuestra parte, que dicha Guía contiene una información útil para este Seminario de AUNA México, enseguida se destacan en forma resumida algunos aspectos del proceso de integración latinoamericana.

         La integración, sobre todo económica, se inicia en los años sesenta. Y a partir de entonces y sobre todo en la última década, logra avances significativos.

         Simón Bolívar pensó, desde la época de la independencia, en crear una confederación de naciones hispanoamericanas basada en la comunidad de lenguaje, de religión, formación cultural y tradición jurídica.

         Después de más de un siglo de la independencia, Latinoamérica seguía siendo una región con bajo ingreso, económicamente atrasada y sin conexión estrecha entre unos países y otros. Y la gran depresión de los años treinta agravó la situación.

         A partir sobre todo de los años cuarenta, la industrialización, principalmente a través de la sustitución de importaciones de bienes de consumo, cobró impulso. Pero en general se dependió de mercados internos estrechos y sobreprotegidos, y en la exportación se siguió dependiendo de materias primas. Tal situación y los desequilibrios del sector externo hicieron pensar en que la integración regional contribuiría a ampliar los mercados y propiciar el desarrollo industrial. Pero los avances del proceso integrador fueron desiguales y lentos. Y con la cuantiosa deuda externa, la inestabilidad y la inflación se acentuaron.

         Hacia los años ochenta, especialmente, se abrieron las economías latinoamericanas al exterior. La inversión extranjera directa se  prefirió a la deuda, y empezaron a privatizarse empresas públicas y a dependerse más del “mercado libre”. A esta nueva forma de inserción en la economía internacional se le conoce como “Regionalismo abierto”, que según la CEPAL, “impone la apertura de la economía al comercio y la inversión internacional, sin excluir una apertura preferencial... más profunda, con respecto a otros países de la misma región.” “El regionalismo abierto seria compatible con la liberalización multilateral (y haría posible) readecuar su estructura productiva, para elevar la productividad e introducir tecnologías avanzadas e insumos de mejor calidad y menor costo.”

         Dentro de la estrategia exportadora, el acceso a los mercados internacionales es fundamental.

         Entre las razones a favor de la integración de AL y el Caribe destacan, en lo político, el mantenimiento de la soberanía, la democracia y la proyección externa; en lo cultural, la formación de la identidad y los valores propios; en lo económico, el desarrollo y el mejoramiento del nivel de vida.

         El Area de Libre Comercio de las Américas (ALCA), propuesta por Estados Unidos, no aspira a la formación de un mercado único, y presentaría asimetrías profundas, dependería grandemente de Estados Unidos y carecería de los vínculos históricos, culturales y políticos propios de la integración latinoamericana y caribeña.

         Hoy se conviene en que esta integración es necesaria y en que debe jugar un papel cada vez más importante.

         Antecedentes

         El Mercado Común Centroamericano y la Asociación Latinoamericana de Libre Comercio, surgen en 1960.

         La firma del Acuerdo de Cartagena y la creación de la Corporación Andina de Fomento, se registran en 1969.

         La Zona de Libre Comercio del Caribe (1968), en 1970 se transforma en Comunidad Económica del Caribe.

         En 1975 se crea el Sistema Económico Latinoamericano, con sede en Caracas. Con motivo de la crisis de la deuda surgió el Consenso de Cartagena, y en 1987 se formó el Grupo de los Ocho, que posteriormente se amplió y convirtió en el Grupo de Río. Y, desde 1963, los parlamentos de América Latina crearon el Parlamento Latinoamericano.

         En 1960, las exportaciones latinoamericanas eran pequeñas –de sólo 8 600 millones de dólares-, y las intrarregionales apenas representaban el 8.8%. En 1992, en cambio, las primeras alcanzaban casi 146 mil millones de dólares y las intrarregionales concurrían con el 16.4%, proporción que sin embargo creció muy poco desde los años setenta. En 1997, la exportación total de América Latina era ya de 286.5 miles de millones, y la intrarregional representaba el 21.6%.

         Entre 1985 y 1997 se registró una fuerte baja de aranceles en los países de la ALADI, y en general en toda la región, y desde los años ochenta surgieron nuevos esquemas de integración como MERCOSUR, la Comunidad Andina, la ALADI, el grupo de los Tres, la Asociación de Países del Caribe y otros.

         Mercado Común del Sur (MERCOSUR)

         Este nace con el Tratado de Asunción, de 1991. Está integrado por Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay, y se considera el principal de los acuerdos subregionales de integración. En 1996 suscribe un acuerdo de complementación económica con Chile y un acuerdo marco con Bolivia, para iniciar la creación de una zona de libre comercio. Se han hecho, además, acercamientos con la Comunidad Andina, la Unión Europea y México.

         En 1997, la exportación total de Mercosur alcanzó 83.2 miles de millones de dólares, y la intrarregional llegó al 24.8%.

         Comunidad Andina

         La forman Bolivia, Colombia, Ecuador, Perú y Venezuela, cuyas condiciones dentro del acuerdo no son las mismas. En un principio, el comercio entre los países de la Comunidad era mínimo; pero, sobre todo en los años noventa, se incrementó sensiblemente.

         Los países de la Comunidad Andina tienen en conjunto 104 millones de habitantes, cuyo PIB per cápita en 1990 era de 2 084 dólares, cifra apenas de poco más de la mitad de la correspondiente a los países de Mercosur. Sus mayores exportaciones fueron las de 1997 –47.6 miles de millones de dólares-, año en que las exportaciones intrarregional fue de 11.8% del total.

         La Comunidad exporta principalmente a Estados Unidos, y de su comercio con América Latina, el grueso se hace con países del Sur. El proyecto de integración del grupo Andino fue de los más ambiciosos, pues no sólo pretendía avanzar de prisa hacia un mercado común, sino industrializar en conjunto la región. Pero problemas políticos, situaciones inesperadas y el desarrollo desigual, representaron serios obstáculos, que a al postre impidieron alcanzar las metas.

         Asociación Latinoamericana de Integración (ALADI)

         Se rige por el Tratado de Montevideo (1980), y la integran once países que representan el 88.5% de la población, el 94.1% del territorio y el 95.4% del PIB de la región. Actualmente su principal función es promover la... articulación de los esquemas existentes con el objeto de avanzar hacia un sistema multilateral de integración.”

         La ALADI sustituyó a la ALALC, para adaptar a la Asociación a los cambios registrados en América Latina y en el mundo. Su meta a largo plazo siguió siendo un mercado común. Aunque MERCOSUR funciona en el marco de la ALADI, tiene una dinámica propia, y Colombia, México y Venezuela formaron, a su vez, el Grupo de los Tres.

         En 1998, las exportaciones conjuntas de la ALADI fueron de 254 820 millones de dólares 126.1% superiores a las de 1990. Las exportaciones intra ALADI, de 1990 a 97, alcanzan 45 529 millones de dólares, y al año siguiente representan el 18% del total, contra sólo el 10.8% en 1990.

         En conjunto, la ALADI realiza el 20% de sus exportaciones hacia América Latina y el Caribe, y la mitad de ellas a los países de MERCOSUR. Pero el 55% de sus ventas totales son a Estados Unidos, México y Canadá, esto es a los países del TLCAN.

         Según el SELA, “la participación de México en el TLCAN y la propuesta de ALCA (representan) nuevos elementos para los que no se ha diseñado una respuesta. La relación entre la integración regional y la hemisférica no ha sido dilucidada (aunque) se presume que no son incompatibles entre sí...” “No obstante, el dinamismo del comercio intrarregional y la maduración de los grupos subregionales obligan a plantear nuevamente la necesidad de la articulación y convergencia.”

         Mercado Común Centroamericano (MCCA)

         Este mercado agrupa a Costa Rica, El Salvador, Guatemala, Honduras y Nicaragua. Se rige por el Tratado de Managua (1960) y sus Protocolos modificatorios. En un principio fue muy dinámico, pero después fue difícil su desarrollo.

         En 1990, la población de tales países era de 30.3 millones de habitantes, el PIB per cápita de sólo poco más de mil dólares y las exportaciones de 10 573 millones de dólares.

         El Protocolo de Tegucigalpa (1995) creó el Sistema de Integración Centroamericano, que agrupa a los países ya mencionados, y también a Panamá.

         En los años noventa, las exportaciones centroamericanas aumentaron apreciablemente (160%), y las intrasubregionales pasaron de 16.2% a 19.6%, después de caer en los años inmediatos anteriores. El principal destino de la exportación centroamericana es Estados Unidos –45% del total-. América Latina absorbe el 27%, siendo México, después de la propia Centroamérica, su principal mercado.

         Sobre todo en los años ochenta, la crisis económica, la inestabilidad y ciertos problemas políticos obstaculizaron el proceso de integración. En los noventa la situación ha mejorado, y el reto ahora es cómo avanzar en la integración regional en adelante.

         “La solución más obvia seria tener acceso a nuevos mercados y organizar la economía de la subregión en función de ellos. Una mayor integración a nivel regional o hemisférico pudiera contribuir... si se asegura que el acceso a los nuevos mercados sea estable y tenga permanencia.”

         El proyecto de crear una zona de libre comercio con Panamá y el interés por incorporar a Belice y República Dominicana serían importantes para ampliar el ámbito de la integración.

         Grupo de los Tres

         Lo forman Colombia, México y Venezuela, y entró en vigor en 1995. Porque incorpora a países que no son miembros de MERCOSUR, y dos de ellos tampoco del TLCAN, y por su ubicación geográfica, se piensa que “puede representar un elemento de equilibrio en la integración latinoamericana y hemisférica.”

         Hasta ahora este Acuerdo se ha limitado a crear ciertos mecanismos de coordinación. Los tres países tienen una población conjunta de 154.1 millones de habitantes, un PIB per cápita de unos tres mil dólares y exportaciones de 146.3 miles de millones de dólares en 1997, que por cierto son las más altas de los diversos esquemas latinoamericanos. El Acuerdo debiera conducir a una zona de libre comercio en 2005. México concedió preferencias arancelarias a los otros dos países de 35%, en tanto que éstos concedieron 21% a los productos mexicanos. En 1998, las exportaciones intra grupo fueron de 4 321 millones de dólares, participando en una mayor proporción Venezuela y Colombia.

         Dada, sobre todo la presencia de México, el 81% de las exportaciones del grupo se destinan a los países del TLCAN. El mercado que el grupo representa es importante para los tres países, que sin embargo están tratando de vincularse a MERCOSUR. Y según el SELA, “particularmente notable es el dinamismo... de las inversiones entre ellos. (lo que hace suponer que) el intercambio tenderá a vigorizarse.

         Asociación de Estados del Caribe (AEC)

         La forman 25 países, varios de los cuales pertenecen a otros esquemas de integración subregional. “El objetivo de la AEC es promover la integración y la cooperación del Caribe, y reúne a las islas del Mar Caribe y a los países del continente con territorio en sus costas.” “Entre sus prioridades se encuentra la preservación del medio ambiente y la instrumentación de políticas en áreas... como cultura, educación, economía, ciencia, y tecnología.”

         La AEC se constituyó por convenio de 1994, que se enriqueció en 1995 y 1996. En la Asociación participan como observadores varios esquemas y organizaciones como el CARICOM, el SELA  y otros.

         El logro de sus propósitos comunes “constituye un desafío no sólo para los países miembros, sino para... la comunidad internacional, de hacer realidad los objetivos de pluralidad y participación de las economías pequeñas en los beneficios del desarrollo.”

         Tratado de Libre comercio de América del Norte (TLCAN)

         Participan en esta zona Canadá, Estados Unidos y México... El Tratado fue suscrito en 1992, y entró en vigor en 1994. En el Acuerdo anterior (1989) sólo concurrían los dos primeros países.

         Por el gran peso de Estados Unidos, sus cifras conjuntas son muy elevadas: población de 396 millones de habitantes, PIB per cápita de cerca de 19 mil dólares y exportaciones de alrededor de un billón de dólares. Simultáneamente, se advierte profunda desigualdad entre los tres países.

         El Tratado pretende eliminar los aranceles y establecer el libre comercio en 2005, aunque para ciertos productos, la desgravación tomará hasta 15 años. El acuerdo, además, da grandes facilidades a la inversión extranjera, lo que fundamentalmente beneficia a Estados Unidos.

         Se estima que bajo el TLC, las exportaciones totales aumentan más que en los años previos, habiendo sido las más altas las de 1997. La exportación intrazonal también es mayor que antes, oscilando entre 1994 y 1998 entre 45 y 51% del total.

         El comercio conjunto con países latinoamericanos y caribeños representa casi las tres cuartas partes del total, destacando el que se realiza entre los propios tres países firmantes del Acuerdo. Este se considera “sui géneris”, porque en él participan países con muy diferente nivel de desarrollo y porque su alcance es propiamente mundial. En cuanto al continente americano, por concentrar el 87% del PIB y prácticamente lo mismo de las exportaciones, su influencia será determinante.

         El SELA considera que el Acuerdo “ha impulsado las inversiones”, y que las “expectativas... fueron exageradas tanto en sus aspectos positivos como negativos”, lo que vuelve difícil evaluarlo con objetividad.

         Area de Libre Comercio de las Américas (ALCA)

         Su constitución se inicia en Miami, E.U., a fines de 1994, y después de varias reuniones se adopta un documento básico en San José de Costa Rica, en 1998, documento que se incorpora al Plan de Acción aprobado meses más tarde en Santiago de Chile, con el que propiamente se empieza a negociar.

         La negociación se rige, entre otros, por los siguientes principios:

·         El ALCA se basará en acuerdos subregionales y bilaterales existentes;

·         Las obligaciones para promover el libre comercio, corresponderán a las establecidas en el marco de la OMC;

·         El ALCA no adoptará políticas que puedan afectar el comercio en el hemisferio;

·         Se tendrán en cuenta las grandes diferencias en el nivel de desarrollo y en el tamaño de las economías;

·         El ALCA puede coexistir con acuerdos bilaterales y subregionales, en tanto los derechos y obligaciones de tales acuerdos no estén cubiertos o excedan los del ALCA;

·         Se podrán negociar y adherirse al ALCA individualmente o a través de un grupo  de interacción subregional que negocie como unidad. La negociación deberá ser transparente y se atenderá especialmente a las economías más pequeñas;

·         Las negociaciones deberán concluir, a más tardar en 2005.

La significación del ALCA se advierte con claridad si se tiene presente que el comercio con Estados Unidos es muy importante para la Comunidad Andina, el MCCA, la ALADI, y especialmente para México, país para el que en conjunto representa más de las tres cuartas partes de su intercambio. Para Estados Unidos, América Latina es importante, y el comercio con ella es generalmente favorable.

         Las inversiones y los servicios juegan también un papel significativo, y por ello “el ALCA trasciende el marco puramente comercial”. Una limitación en el ALCA es que el presidente norteamericano no cuenta hasta ahora con la vía rápida (fast track) para avanzar en la negociación sin que intervenga el Congreso. “El desafío principal, sin embargo, es la distribución de los beneficios, ... dados los diferentes grados de desarrollo y tamaño de las economías” de sus posibles miembros.

         Area de Libre Comercio Suramericana (ALCSA)

         Paralelamente a la propuesta de ALCA se manejó la de crear ésta. La idea se lanzó en Brasil en 1993. “No ha dado lugar a discusiones formales ni responde a un proyecto elaborado..., pero se ha ido concentrando en negociaciones parciales que pueden avanzar a un ritmo más acelerado que las hemisféricas...”

* La Guía de la Integración de América Latina y el Caribe, publicado integramente por el SELA en su página electrónica en Internet (http://lanic.utexas.edu/-sela)

 

 

Libro Integración de América Latina y el Caribe

 

Otras Publicaciones de AUNA México

 

Página Principal de AUNA México